WEBINAR 2: CALIDAD DEL AIRE AL INTERIOR DE LAS VIVIENDAS – SEGUNDA PARTE

La segunda sesión del webinar, impartida el pasado 25 de enero, contó con la participación de Víctor Ruíz (UNAM) como expositor representante de la RLCCL con el tema "Calidad del aire al interior de las viviendas". En concreto, Víctor habló sobre las emisiones fugitivas. 


En esta segunda parte del webinar titulado "Calidad del Aire al Interior de las Viviendas" se contó con la participación de Víctor Ruíz como expositor, con experiencia en medición de gases de efecto invernadero y material particulado proveniente de la combustión de biomasa. Víctor representa al Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad y la Facultad de Ingeniería, ambas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es ingeniero químico con maestría en Ingeniería Ambiental y coordinador del Laboratorio de Innovación y Evaluación de Estufas de Biomasa (LINEB). Entre los proyectos más recientes destaca su colaboración en el Clúster de Biocombustibles Sólidos del Centro Mexicano de Bioenergía y en el Programa Mejorando las Capacidades Regionales de Pruebas de Estufas en América Latina, financiados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, CONACYT, y por la Fundación de las Naciones Unidas. Es secretario en el Comité de la Norma Mexicana de Estufas que funcionan con Leña y asesor de investigaciones del Grupo Interdisciplinario de Tecnología Rural Apropiada. 

La presentación se tituló: "Emisiones fugitivas de estufas con chimenea - Impactos por contaminación intramuros". Víctor indicó que fue un proyecto financiado por la Global Alliance for Clean Cookstoves.

¿Qué sabemos sobre la calidad del aire al interior de la vivienda a nivel mundial? Estos temas han estado en debate en los últimos años y se retomaron en el último Foro Mundial de Estufas Limpias que se realizó en la India. Se sabe al respecto que: 
  • los países tienen grandes intereses en compartir las necesidades de cocción con combustibles limpios y dispositivos eficientes, esto para tener como consecuencia un incremento en la calidad de vida de los usuarios, principalmente lo que se quiere ver reflejado es en la salud y en la economía;
  • se reconoce que es un tema complejo y amplio, donde confluyen varias ideas y es difícil acoplarlas a cómo funciona un país o una localidad para poder abordar este tema de la cocción;
  • no existe un solo dispositivo o combustible que sea considerado como limpio. Existe una gama de posibilidades que es la que se conoce como "staking", donde se puede usar desde biomasa (principalmente leña), gas LP, energía solar, etc. y toda esta gama puede satisfacer las necesidades de cocción, entre otras. Esto es muy común ya que, aunque se hable de zona rural o urbana, se usan varios dispositivos que involucran el uso de diferentes combustibles. En la zona urbana se suele usar gas LP, carbón u horno de microondas que funciona con electricidad. Esto es algo que también pasa en las comunidades rurales, donde la gente usa estufas de leña y lo combinan con otros dispositivos.
  • parece que el gas LP no es una solución real ni de largo plazo, es una solución momentánea. El uso del gas LP debe entenderse como el combustible finito que es, que puede acabarse. El hecho es que para reemplazar estufas de biomasa se requiere de grandes subsidios gubernamentales. Estos son difíciles de dar y, en el caso de que se den, con el tiempo se empiezan a retirar, algo que ya se ha vivido en distintos países en el caso de electricidad o de gasolina. Entonces, la gente a la que se le ha instado a usar gas LP regresará a la biomasa porque seguirán teniendo sus necesidades, ellos tienen que cocinar y eso es algo que necesitan satisfacer.
  • otro hecho importante es que el escalamiento y las cadenas de suministros son partes vitales para este portafolio de opciones de combustibles y de dispositivos más eficientes. Si el uso de estufas solares, estufas de biomasa, etc., empieza a penetrar, tiene que existir esa cadena de suministro para cuando se necesite reemplazar alguna parte de un dispositivo se pueda hacer, se sepa a dónde acudir e incluso se pueda contar con varios proveedores. Se espera esto para poder implementar dispositivos alternos que usen biomasa o energías renovables.
  • por último, se habla de dispositivos, pero también de su evaluación. Existen vacíos en los estándares internacionales para evaluarlos. El caso que más resalta es el de estufas con chimeneas que se utilizan en toda Latinoamérica, ya que no está plasmado cómo tienen que evaluarse.

Hacia este estado de la cuestión estuvo enfocada la presentación. Según indicó Víctor, se necesita hacer una contribución sobre cómo medir las emisiones fugitivas en estufas de leña y cuál es el porcentaje de estas emisiones respecto a las emisiones totales. Con esta correcta medición se podrá comparar los datos obtenidos con las Guías de Calidad del Aire que proporciona la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, entonces, tal vez se podrían restablecer los parámetros que proponen como estándar. La Organización Mundial de la Salud indica que se pueden asumir el 25% de las emisiones totales como emisiones intramuros, es decir, en el cuarto de cocinado. Esto se refleja en valores muy altos: si se usan estos valores sugeridos para las emisiones totales y se tratan de estimar concentraciones en el cuarto de cocinado, se estará muy por encima de los límites que recomiendan estas Guías. Si se eligen los datos equivocados, la concentración de salida que se obtenga no será la correcta, la que refleje el desempeño de estas estufas. 

Similar a esta cuestión, relacionada con los límites en las Guías de Calidad del Aire, hay otros límites sugeridos por el Taller de Acuerdos Internacionales (IWA, por sus siglas en inglés), perteneciente a la Organización Internacional de Estándares. En este caso, lo que se hace es evaluar tasas de emisión en lugar de concentraciones, es decir, gramos de contaminantes por unidad de tiempo de un dispositivo y los escalona en niveles o Tiers. Aquí se entiende que si la estufa tiene un Tier 0 es una estufa que contribuye en gran medida a la contaminación intramuros y, por otro lado, si tiene un Tier 4 es una estufa que realmente no tiene emisiones o éstas son muy pocas hacia el cuarto de cocinado. 

Si se usan los valores que sugiere la OMS por defecto, las estufas con chimeneas se posicionan generalmente en Tier 0 o en Tier 1, entendiendo entonces que estos dispositivos contribuyen en gran medida a la contaminación intramuros, pero esto habría que demostrarlo, no solo asumirlo o suponerlo. Las mediciones que nos muestra Víctor en la presente investigación, se hicieron para conocer los verdaderos porcentajes de concentraciones que estos dispositivos tienen. Es decir, saber el desempeño real. 

Los objetivos se definieron en dos partes: 
  1. Medir las tasas fugitivas de los contaminantes monóxido de carbono (CO) y material particulado de 2.5 micras (PM2.5) en estufas ampliamente difundidas en México y Centroamérica. 
  2. Conociendo las tasas de emisión, parametrizar un modelo de caja simple que propone la OMS para estimar concentraciones del cuarto de cocinado. Para esto se necesita adecuar el modelo con parámetros de entrada representativos de la región, algo que puede hacerse para cualquier otro país o región. 

¿Cómo entendemos estos parámetros que van a alimentar este modelo? Se sabe que la contaminación intramuros depende de distintos factores que influyen en su concentración. Conociéndolos se puede hablar de concentraciones anuales: 
  • Es necesario saber la tasa de emisión que tiene una estufa de leña hacia el cuarto de cocinado. En la imagen inferior (Imagen 1) esto está representado por la cantidad de humo que se puede escapar, ya sea regresando por la cámara de combustión hacia el cuarto de cocinado o a través de fugas entre el comal y el resto de la estufa. Se anotaron esas fugas, todas esas emisiones que no son capaces de salir por la chimenea hacia el exterior y que quedan en el cuarto de cocina. 
  • También los parámetros de ventilación y de volumen de aire afectarán a esta concentración, ya que la ventilación ayuda a disminuir o incrementarla. 
  • El volumen del cuarto también es importante, ya que según su tamaño se saturará más o menos rápido. 
  • También debe considerarse el tiempo de uso de esa estufa. Los tiempos de uso son diferentes dependiendo de los alimentos que se cocinan en cada región.

Imagen 1.  Contribución de una estufa con chimenea para la contaminación intramuros.
¿Cómo vamos a medir estas tasas de emisión que van a alimentar este modelo que acabamos de mostrar? En el LINEB se diseñó un sistema alterno al usado tradicionalmente para medir emisiones). Habitualmente los laboratorios solo miden emisiones totales para las estufas, pero en el LINEB se dividió la manera de medir estas emisiones y no capturarlas a la vez, sino divididas en emisiones fugitivas y emisiones en la chimenea. En la parte imagen inferior (Imagen 2) se ve una representación de cualquier estufa que tenga una chimenea, con la cámara de combustión y la chimenea hasta arriba. Se colocó entonces una campana para capturar estas emisiones fugitivas que pueden regresar de la cámara de combustión o escapar por cualquier orificio de la estufa (ya sea por un mal diseño o por un deterioro) y se capturan llevándolo a los puertos de muestreo para poder conocer tanto el CO como el PM2.5. Por otro lado, se hace lo mismo para las emisiones que vienen de la chimenea, que se capturan en la campana más alta. Los trenes de muestreo son iguales, pero se tienen dos campanas para poder recolectar los gases de manera independiente, así es como midieron.

Imagen 2. Experimental: Doble campana para medición de tasas de emisión fugitivas y en la chimenea.
Aquí las emisiones totales se entienden como la suma de emisiones de la chimenea más la suma de las emisiones fugitivas. 

En la parte izquierda de la siguiente imagen (Imagen 3), pueden ver la doble campana del LINEB, donde se coloca al interior los diferentes tipos de estufas con chimenea.

Imagen 3. Doble campana de medición y estufas evaluadas.
¿Cuáles son los modelos que hemos evaluado? Se pueden ver en la parte derecha de la Imagen 3, fueron cuatro modelos: 1) la estufa Mera-Mera, una estufa metálica compuesta por dos hornillas y una plancha en la se pueden remover algunas tapas para cocinar a fuego directo y se puede usar al piso o sobre una mesa; 2) la EcoEstufa, una estufa totalmente metálica que no trabaja a fuego directo; 3) la estufa Onil, una estufa modular hecha con bloques de concreto que también cuenta con anillos y tapas en la superficie de su comal para poder trabajar a fuego directo; y, por último, 4) la estufa Patsari, una estufa de construcción in situ que cuenta con tres comales para el multicocinado. Se trató de abarcar los diferentes dispositivos más usados en la región. 

En la Imagen 4 se muestra el modelo de caja que se tomó de la OMS y se parametrizó a las condiciones de México para estimar concentraciones de contaminantes intramuros. En él existen dos parámetros muy representativos: la letra G representa la concentración de emisiones totales y la f representa la fracción de contaminantes que se quedan en el cuarto de cocinado. El alfa (𝛼) es la tasa de intercambio de aire, también está el volumen y el tiempo de uso. Estos son los parámetros que se necesitan para poder correr el modelo de caja y estimar las concentraciones en el cuarto de cocinado.

Imagen 4. Modelo de caja usado para estimar concentraciones de contaminantes intramuros.
Imagen 5. Mediciones en laboratorio.
¿Qué es lo que se ha hecho? En las ecuaciones ampliadas en la Imagen 5, se puede entender la fracción que se puede conocer: la relación de las emisiones fugitivas entre las emisiones totales y también las emisiones totales, sumando las emisiones capturadas: las fugitivas y de la chimenea. La fracción, por tanto, ayudará a comprobar el 25% que supone la OMS, usando esta tasa de intramuros directamente en el modelo de caja y estimando las concentraciones que se pueden tener.

Como es necesario parametrizarlo, fue preciso ir a campo y visitar comunidades para saber cuál es el volumen típico de las cocinas, los tiempos de cocinado y las tasas de intercambio que tienen estas casas. Con este conjunto de datos se pueden saber cuáles son los mínimos y máximos para construir una distribución para cada uno de estos parámetros. 

La ecuación del modelo de caja es una iteración entre varias posibilidades de datos que hay entre todos los conjuntos, es por eso que se utilizó la simulación Montecarlo. Entonces, aleatoriamente, se puede calcular el número de veces que se quiera esta concentración. Para este caso se hizo 10,000 veces, es decir, de un conjunto de datos, se tomó un valor aleatorio y así se repitió con todos los otros parámetros. 

Para saber hacia dónde iba a llevar este modelo de caja, era necesario ver las Guías de Calidad del Aire, Imagen 6. La OMS tiene algunos objetivos para las concentraciones (CO y PM2.5), éstas se pueden entender como concentraciones anuales o concentraciones a 24 horas. 

Las concentraciones anuales para PM2.5 siempre van a ser más estrictas. Los objetivos están centrados en el primero, que se conoce como Objetivo Intermedio-1 o Interim Target, IT-1 y son las condiciones a las que se enfrenta esta investigación. Conforme pase el tiempo las condiciones se harán más estrictas hasta poder comparar contra los 10 μg/m3. Por otro lado, para CO, el lineamiento más estricto es el de 24 horas, que entiende este límite como 7mg/m3 referido a una concentración de 24 horas.

Imagen 6. Guías de Calidad del Aire y Objetivos intermedios (Interim Target).
Los resultados obtenidos se relacionan con estas Guías de Calidad del Aire y con estos niveles o Tiers que propone el Taller Internacional (IWA). En la Imagen 7 se pueden ver los valores de las chimeneas y de las emisiones fugitivas y los resultados, tanto de las estufas evaluadas como para el conjunto de las cuatro estufas. Se puede observar que las fracciones respecto a las emisiones totales, tanto para PM2.5 como para CO, son muy bajas. Con estos resultados, respecto a PM2.5, solo el 5% de las emisiones totales de una estufa se quedan en el cuarto de cocinado. Para el caso del CO solo el 1% de las emisiones totales lo hacen. Lo que se puede ver es que este valor supuesto por la OMS del 25% está muy sobreestimado respecto a lo que pasa en la realidad.

Imagen 7. Resultados: Emisiones Fugitivas.
En la siguiente tabla (Imagen 8), se involucran las concentraciones que obtenidas al correr el modelo de caja y los resultados obtenidos al colocar las tasas de emisión medidas en esta tabla de los Tiers o indicadores. Lo que se puede ver es que el 97% de las estufas, tomándolas como un conjunto en total, cumplen con el objetivo 1, 35 μg/m3. Relacionado a los Tiers, estas estufas están situadas en un Tier 3, es decir, que pueden ser consideradas como estufas limpias.

Imagen 8. Resultados: Concentraciones intramuros modeladas.
Para el caso del CO, el 100% de las concentraciones que obtenidas con este modelo de caja cumplen con las Guías de Calidad del Aire, la parte más estricta, 7 μg/m3. Estas estufas se encuentran situadas en un Tier-4. 

Estos resultados obtenidos son muy diferentes a lo que sucedería si se toma por defecto el 25% supuesto por la OMS. 

En la tabla que pueden ver a continuación (Imagen 9), muy común para la evaluación de PM2.5 y CO, se coloca de una manera más visual en qué nivel se encuentran las estufas evaluadas:

Imagen 9. Emisiones y niveles de las estufas (Tiers).
Se dividieron las tasas de emisión en alta y baja potencia. Se puede ver en la parte de Tier-4, que algunas estufas funcionando en baja potencia se colocan en este rango. Cuando se sube la potencia de estas estufas al máximo nivel, decrece un poco el Tier, pero se encuentran en un Tier-3. Estas estufas están trabajando entre un Tier 3 y Tier 4 dependiendo de la potencia a la que se esté usando. 

Al haber obtenido muchas concentraciones con el presente modelo de caja, se hizo una distribución de los resultados. En la siguiente gráfica (Imagen 10) se pueden apreciar que la concentración promedio de PM2.5 de las estufas evaluadas en laboratorio a las condiciones de vivienda de México es de casi 15 μg/m3. Si esto se relaciona con el IT-1, se está en 35 μg/m3, de ahí que toda la curva de distribución cumpla con ese objetivo propuesto por la OMS y solo un pequeño porcentaje quede fuera, el marcado a la derecha de la gráfica, entre el 3 y 5%.

Imagen 10. Concentraciones y frecuencias.
¿Qué podemos concluir de todo esto? 
  • Se sabe que las emisiones fugitivas para PM2.5 representan el 5% respecto a las emisiones totales y el 1% para CO. Estos valores son mucho más bajos que los que están propuestos por las Guías de Calidad de la OMS. 
  • También se sabe que las concentraciones en el cuarto de cocinado para PM2.5 tienen un promedio de 15 μg/m3 y para CO de 0.06 mg/m3, lo que muestra que estas estufas alcanzan los objetivos anuales propuestos para PM2.5 y de 24 horas para CO. 
  • Por otro lado, si se usan los niveles del sistema de medición propuesto por el Taller de Acuerdos Internacionales (IWA), las tasas de emisión intramuros para estas estufas se colocan en un Tier-4 para CO y un Tier-3 o 4 para PM2.5. 
  • Si se consulta la definición de estufas limpias en la Alianza Global de Cocinado Limpio, son todas aquellas que se coloquen en un Tier 3 o 4. Consecuentemente, estas estufas están clasificadas como estufas limpias. 

Cabe mencionar que en estas primeras estimaciones que se han hecho no se está considerando la reinfiltración hacia el cuarto de cocinado ni la contaminación ambiental que puede existir por otros factores o por casas vecinas. Víctor nos indica que eso es parte de una investigación más amplia y en desarrollo. 

En resumen, entonces, se puede decir que estas estufas están ventilando el 95% de los contaminantes relacionados con PM2.5 y el 99% de los contaminantes relacionados a CO. Se está cumpliendo con las Guías de Calidad del Aire respecto a estos dispositivos y los niveles de evaluación son considerablemente altos respecto a la tabla que se puede encontrar en la ISO. 

¿Cuáles son las reflexiones que tenemos de todo esto? En realidad, es necesario ampliar nuestro portafolio de soluciones para la cocción limpia. 

Víctor nos indica que enfatizar la producción de gas LP y electricidad para satisfacer estas necesidades no parece ser la mejor solución, habiendo que contemplar un abanico de oportunidades. La producción de gas LP o electricidad están basadas en combustibles fósiles, finitos, con sistemas de producción centralizados y que requieren de sistemas complejos y costosos para su producción y distribución. Esta podría ser una solución momentánea pero siempre deja zonas aisladas. Nos comenta, que gente muy relacionada con evaluaciones en campo están observando cómo las personas que viven en las zonas periurbanas están dejando de usar gas LP y empezando a usar un tipo de biomasa para satisfacer sus necesidades. Ya sea porque el costo del gas LP se ha incrementado tanto que es mejor migrar hacia otras opciones o simplemente porque no hay acceso a él. Víctor indica que, según su opinión, no es malo usar gas LP, pero este puede ser solamente una porción, una parte del abanico de soluciones. 

Como se vio en esta investigación, el uso de ecotecnologías para la cocción y calentamiento es una alternativa para satisfacer las necesidades de los usuarios, siempre que se usen dispositivos que utilizan biomasa con un buen diseño en su construcción. Estos dispositivos actuales pueden tener reingeniería para tener aire secundario, pueden contar con algún dispositivo que convierta calor en energía eléctrica y así satisfacer necesidades como iluminación, entre otras innovaciones, por lo que es muy evidente que el uso de estufas con leña es una opción muy viable para la población de zonas rurales o periurbanas.

Víctor Ruíz finalizó su presentación invitando a consultar su reporte y a escribirles, tanto a él como al Dr. Omar Masera (ponente del primer webinar) para cualquier duda respecto al tema. Pueden encontrar la presentación completa en este enlace, así como el reporte recientemente publicado en la GACC. Para contactarles, pueden hacerlo a los siguientes correos: Víctor Ruiz - victor_ruizgarcia@yahoo.com; Omar Masera - omasera@gmail.com

La exposición dio paso a una animada ronda de preguntas: 

- ¿Qué instituciones han financiado su estudio? 

El estudio surgió por una colaboración con la Alianza Global de Cocinado Limpio en el 2015, donde se empezó a parametrizar este modelo de caja para las condiciones de México. Actualmente quien está solventando toda esta investigación es el Clúster de Biocombustibles Sólidos que pertenece al Centro Mexicano de Innovación en Bioenergía. 

- ¿Cuáles serían sus recomendaciones o lecciones aprendidas para otros investigadores en la región latinoamericana que pudiesen estar pensando en realizar un estudio similar a este que se viene realizando en la UNAM-México? 

Víctor indica que estarían muy contentos de compartir todo lo aprendido y apoyan a que lo realicen en otros centros de evaluación o en otros países. La primera recomendación sería que todos los centros de evaluación latinoamericanos tendrían que contar con este diseño de una doble campana para que las evaluaciones estén bien sustentadas y sean sólidas en sus metodologías. La segunda, es que esta estimación del modelo de caja puede dar las soluciones o las mejores alternativas a los tomadores de decisión para elegir cuál es el dispositivo a implementar en cierta región. Se podría elegir la estufa a implementar según su tasa de emisión para una región con unas condiciones específicas en sus viviendas (volumen de los cuartos de cocinado, tasas de ventilación de ese tipo de viviendas, tiempo de uso de esos dispositivos...). La recomendación es que esto puede ser útil en toda nuestra región y desde el LINEB están en toda la disposición de poder compartir con quien esté interesado. 

- Muy interesante exposición, ¿cuál es el uso que dan a los resultados del estudio? 

Indica Víctor que la contribución de la doble campana la han hecho llegar tanto a la Alianza Global de Cocinado Limpio como al Comité Internacional que está elaborando el estándar ISO para la evaluación de estufas de biomasa a nivel internacional, ya que existía este hueco para las estufas con chimenea. También están vaciando toda esta información de cómo medir tasas de emisión fugitivas en la Norma Mexicana de Estufas de Leña. Lo que quieren es que toda esta investigación tenga una utilidad y parece que el escalón más alto que han alcanzado es el reflejo de estos sistemas de evaluación en el este borrador que apenas se está desarrollando de este estándar internacional. 

- El modelo de campana es diferente al que utiliza Aprovecho por el diseño con dos campanas, entonces, ¿este diseño es propio? 

Víctor afirma que este diseño es propio. Para quien esté muy metido en el tema de la evaluación de estufas, indica que anteriormente Aprovecho era un proveedor de campanas. Comenzaron con campanas de tela, pero se tenían muchas fugas y no se capturaba un buen porcentaje de emisiones totales. Todo esto lo tomaron en cuenta y actualmente se usan campanas de metal para tratar de capturar todas las emisiones. El diseño de la doble campana lo propusieron desde el LINEB y es un diseño diferente al de Aprovecho. En realidad, comenta Víctor, se puede diseñar una campana de extracción o captura de gases, así como los puertos de muestreo. Existen muchos equipos en el mercado, hay diferentes precios, solamente habría que consultar con las partes técnicas: que tenga un sistema gravimétrico para capturar material particulado, lo que involucra que se tienen que usar filtros; tiene que usar bombas de succión; tener algunos otros equipos para medir gases; etc. En esta investigación específica se están considerando dos contaminantes. La gama de contaminantes en la combustión de biomasa es mucho más amplia, por lo que queda abierta una posibilidad para seguir haciendo investigación. 

- Disculpen por haber quizás perdido estos datos durante la charla: 
  1. ¿Cuántas estufas de cada tipo se han estudiado?
  2. ¿Se hicieron las medidas in situ? 
  3. ¿Los resultados podrían cambiar a lo largo de la vida de las estufas? 

Los dispositivos que se evaluaron eran estufas nuevas que se encontraban en las condiciones óptimas, las que fabricante sugiere, teniendo esto como punto de partida. Víctor indica que, por supuesto, el desempeño de estas estufas puede verse alterado, dependiendo de la vida útil del dispositivo, del mantenimiento que le da el usuario o la calidad del propio dispositivo. Tomaron este punto de partida ya que las estufas analizadas son diferentes y, por tanto, también varía su vida útil. También han pensado en la necesidad de conocer el desempeño de estos dispositivos con una carga de trabajo, con un tiempo de vida. Esto se podría relacionar con otros protocolos, como una prueba de funcionamiento extendido donde se pudiera observar los cambios de una estufa tras un intenso trabajo y ahí podría volver a evaluarse, volver a medir estas tasas de emisión y volver a correr los modelos. Ahí se podría llegar a una discusión sobre el tiempo de vida y el comportamiento de las estufas, una pregunta importante y que se vislumbra como un siguiente paso. 

Karin Troncoso, expositora de la primera parte del webinar sobre calidad del aire preguntó: 

- Tengo entendido que se han hecho varios estudios en campo para medir exposición personal usando estas estufas con chimenea y los niveles de exposición superan por mucho los niveles sugeridos por la OMS, ¿a qué cree que se deba esto si usted encuentra únicamente un 5% de emisiones fugitivas? ¿Cree que el otro 45% se deba a la exposición de humo que regresa por puertas y ventanas?

Víctor felicitó a Karin por su presentación de la primera parte del webinar y respondió que es un tema importante y relacionado a lo que ella comentaba. Todos los lugares son muy particulares, entonces, tendría que verse, por un lado, si existen estudios desarrollados que muestren que hay concentraciones muy altas que superan estos lineamientos o estos objetivos. Por otro, las condiciones en las que se encontraban las estufas, cuál era el tiempo de vida que tenían, si eran estufas a las que, si se les daba mantenimiento, si estaban funcionando como el proveedor lo sugiere, y ver si estas comunidades tenían un uso combinado de una estufa mejorada con un fogón tres piedras. Ahí es donde se pueden tener resultados sesgados o con una interpretación sesgada. Víctor cree que habría que ver caso por caso, ya que hay lugares, por ejemplo, que por sí solos ya cuentan con una concentración ambiental mucho más alta y se encuentran muy arriba del objetivo 1 sin hablar de dispositivos. Desde el LINEB, lo que están haciendo es, simplemente, aislar todo y ver cuál es la contribución de estas estufas de biomasa, sin añadir factores externos, lo que supondría la necesidad de ver cómo está cada comunidad en específico. 

- Karin: “Me parece muy importante esta investigación ya que, como tú dices, mucha gente solo tiene acceso a la biomasa, por eso teníamos que estudiar mejor los niveles de exposición in situ, para mejorar la evidencia. En OPS estamos muy interesados en los resultados de esta investigación, felicidades.” 

- Las mediciones de las emisiones fugitivas y de la chimenea, ¿se han realizado en paralelo o uno después de otro? 

El diseño de la doble campana tiene esta parte benevolente, ya que se puede medir en simultaneo emisiones fugitivas y emisiones en la chimenea. Esto te reduce los tiempos de información y quita la incertidumbre, ya que en una misma prueba se tienen ambos parámetros, a diferencia de si primero se corrieran emisiones fugitivas y luego otro set para emisiones en la chimenea, donde tal vez las condiciones ya cambiaron un poco. Esta es una parte muy buena porque es en paralelo. 

- ¿Cuál es la utilidad de los resultados en el tema de cambio climático? 

La parte de cambio climático no la estamos abordando tan de lleno desde el LINEB en esta investigación en específico, esto quieren ligarlo con otra cuestión: la evaluación de algunos otros contaminantes que tienen un potencial de efecto invernadero alto. Esta investigación la enfocaron a emisiones intramuros para conocer las concentraciones en los cuartos de cocinado y poder parametrizarlo para cualquier lugar. El siguiente paso es, precisamente, ir a cuestiones de cambio climático, efecto invernadero y profundizar contaminantes que tengan potencial de calentamiento: metano, óxido nitroso, carbono elemental o carbono blanco, con potenciales de calentamiento positivo y negativo para estos dos últimos. Están viendo las múltiples posibilidades de ligar otras investigaciones en las que ya han empezado a trabajar y de las que esperan más adelante poder mostrarnos resultados. 

- ¿Ya se ha considerado como se realizaría la campaña de medición para determinar el background de los contaminantes intramuros, CO y PM2.5? 

El background se refiere a la concentración ambiente que existe, ya sea en laboratorio o en la comunidad en la que se esté. Sobre esto, Víctor comenta dos cosas: 1) cuando hacen las mediciones de las tasas de emisión, se necesita medir el background para saber la contribución de contaminantes de la estufa, pero no le incluyen lo que hay en el aire, se lo restan; 2) cuando se habla de concentraciones en el cuarto de cocinado, el modelo de caja aquí presentado asume o quita la concentración ambiente que puede existir, aquí es el siguiente paso: han semi-validado este modelo con algunas concentraciones medidas en campo y como quieren saber solo la contribución del dispositivo, necesitan quitar la concentración ambiente que existe en el lugar donde se está midiendo. Entonces, sí se puede hacer, lo han hecho, pero se necesita tener muy claro cuál es el objetivo. Por ejemplo, si se quieren englobar más cuestiones, se puede sumar concentración ambiente y derivar por qué hay una concentración ambiente tan alta, si la hubiera: por ser una zona urbana, una zona industrial, por haber quema de sembradíos o por otros factores. En esta investigación, en específico, no se involucraron la parte de las concentraciones ambiente. 

- Sobre las pruebas, se han realizado en cuatro modelos de cocina de México, ¿cuántas pruebas por cada modelo? 

Se tienen 15 pruebas por cada modelo, 15 tasas de emisión. Un parámetro de 60 resultados: 60 mediciones en el conjunto de estufas, 15 por dispositivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario