RED TSIRI: Una experiencia de sistemas alimentarios locales sustentables

En 2009 se formó en Michoacán, México, la Red Tsiri (maíz en lengua purhépecha), fruto de la colaboración de investigadores y técnicos del Grupo Interdisciplinario de Tecnología Rural Apropiada (GIRA) y el Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental de la UNAM (CIGA), con el objetivo de crear un vínculo sin intermediarios entre los productores de maíz orgánico local, talleres de tortilleras y consumidores conscientes, promoviendo la transformación de los talleres con estufas ahorradoras Patsari.

Facebook Red Tsiri fb.com/Red-Tsiri-1142056185873921/

Estufa Patsari














En la región de Pátzcuaro-Zirahuén los agricultores trabajan más de seis razas nativas de maíz procedentes de culturas prehispánicas con principios agroecológicos, como son el descanso de la tierra, la rotación de cultivos o la integración del componente animal al proceso. El maíz que producen es orgánico, sin químicos, abonos o herbicidas. Lo venden a distintas organizaciones en Pátzcuaro, Monterrey o Canadá y también a las mujeres de la Red Tsiri que hacen tortillas a mano y las venden.

La Red Tsiri nace del Grupo Interdisciplinario de Tecnología Rural Apropiada A.C. (GIRA) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En dicha Red se trabaja en conjunto con todos los actores implicados: agricultores, tortilleras, consumidores, técnicos que hacen las estufas Patsari, académicos, investigadores, etc. y ofrece un producto ecológico y saludable en manos de un consumidor sensibilizado y consciente a través de una cadena donde no hay intermediarios. Todo ello con el objetivo de preservar los maíces a través de la valorización de un producto artesanal.

Tortillas de la Red Tsiri, con fecha de elaboración, 
lugar y nombre de la señora encargada de hacerlas.
Gorditas rellenas de la Red Tsiri,
elaboradas con maíz azul.

Antiguamente las señoras que se dedicaban a la venta de tortillas cocinaban en fogones abiertos, que demandaban mucha leña y convertían los espacios donde cocinaban en nocivos para la salud. Ahora han adoptado la estufa Patsari, que reduce casi el 90% del humo y ahorra en torno al 60% del combustible. Con la Patsari como instrumento de trabajo, las señoras no sólo han obtenido un gran ahorro en el consumo de leña, también son conscientes de los beneficios a la salud que ésta les ha aportado. 

Además, con esta estufa se han animado a hacer distintos productos derivados del maíz que a día de hoy continúan vendiendo en distintos puntos del estado: desde las tradicionales tortillas, base de la cocina mexicana, a gorditas, sopes y otros productos  más innovadores como el pinole, agua de pinole, quesadillas y galletas de maíz y amaranto, aprovechando todo lo que el campo les ofrece y fomentando la creatividad de las señoras en la preparación, presentación y venta de sus productos.

Aunque el maíz orgánico y estos productos son un poco más caros, debido a la mayor cantidad de mano de obra necesitada, muchos son ya los consumidores concienciados con obtener un producto 100% sano y natural. La tortilla es el sustento de miles de mujeres y hogares campesinos, y estos productos ofrecen el valor añadido de realizarse con maíz orgánico, fomentando que sobreviva la gastronomía, la agricultura y la identidad de los pueblos mexicanos.


Más información en este artículo y el siguiente documental, Premio Nacional en Periodismo y Divulgación Científica 2014, otorgado por CONACyT:


No hay comentarios:

Publicar un comentario